La experiencia en la Casa Madre: “Abrirnos a la fuerza transformante del Amor Encarnado”

La segunda sesión de espiritualidad en la Casa Madre, Angers, Francia, contó con la participación de Hermanas y laicos/as de las provincias de: la India, Nepal, Sri Lanka, Argentina Uruguay, Bolivia Chile, Centro América, Colombo Venezolana y Sudeste de América Latina.

foto 1 y 2 juntas200x600


El tema desarrollado fue el de "Abrirnos a la Fuerza Transformante del Amor Encarnado", durante la sesión realizamos peregrinación a los lugares más significativos para la Congregación como lo son Noirmoutier, Caen, Ri, Tours... y contamos con la presencia de las Hermanas Odile Laugier e Irma del Valle Gallo y el sacerdote eudista Juan Camus.

Compartimos con ustedes las resonancias de cada uno/a de quienes participaron por la provincia Colombo Venezolana:



Nidia Estella Q200"Alabo a Dios por su gran bondad al permitirme esta experiencia en Angers; escuchar la invitación constante a 'Abrirnos a la fuerza transformante del Amor Encarnado' me permitió re-encontrarme con la historia de nuestra Congregación, degustando el dulce y hondo sabor de la riqueza espiritual legada. Una espiritualidad que se actualiza, que se vivifica al contemplar cómo nuestros fundadores SJE y SME fueron fieles a la Gracia desbordante del amor de Dios y dejaron que Jesús tomara carne en su carne. La dicha de compartir algunos momentos con otras hermanas de diferentes culturas, también se hizo una riqueza.
Allí estuvieron cada una de ustedes hermanas, sus familias, las obras, los partners, los bienhechores, empleados y todos los que de una u otra forma contribuyen a la extensión del carisma en la misión. Quedan desafíos que enfrentar, acciones que concretizar para que este fuego que arde en nuestros corazones llegue a muchos lugares, pero especialmente toque muchos corazones para Dios. ¡Sea El y su Divina Presencia haciéndolo posible! ¡Un gracias de todo corazón!" Nidia Stella Quimbayo.


Daysi Álvarez100x100"El sólo nombre de la sesión de espiritualidad en la casa Madre 'Abrirnos a la fuerza transformante del Amor Encarnado' me suscitó emoción y expectativas. Llegar a la Casa Madre fue para mí hacer realidad un sueño que siempre deseé; me movió profundamente y toco mi corazón encontrarme con cada lugar y reconocer la presencia de Dios y el espíritu de Santa Eufrasia. Desde el primer instante fui sintiendo, escuchando y recibiendo los signos que Dios me da para contemplar el Amor Encarnado cerca de mi corazón y del corazón de todas las personas.
El paso por el túnel me hizo reflexionar que el amor de Dios transforma mi vida y me posibilita a la audacia y creatividad para dar respuesta a las necesidades en la realidad en la que vivo a seguir avanzando aun cuando todo parece oscuro y sin salida.
Cada peregrinación fue un paso por la historia de nuestros fundadores y a través de ellos por la propia, cada lugar reafirmó y confirmó las cosas grandes que hace el amor. Esta bella y grande experiencia es una muestra más como dice santa Eufrasia, me descubrí amada por Dios y ese amor es un amor incomprensible. Gracias a la Provincia por posibilitar este momento de gracia y bendición en mi vida. Dios les pague". Daisy Alvarez.

Alex100x100"A través de la experiencia de vida espiritual realizada en la Casa Madre en Angers-Francia, en el encuentro "Abrámonos a la fuerza transformante del amor encarnado" y los recorridos a Noirmoutier, Ri, Caen y Tours, las Hermanas y Laicos compartimos un gran momento de espiritualidad tras el reconocimiento de los pasos de Santa María Eufrasia y San Juan Eudes, experiencia que se complementó en la trasmisión de la historia, la espiritualidad y el apostolado por parte de las Hermanas Irma y Odile, y el padre Camus, quien en su palabra resalta según los textos: "Tres cosas se requieren para que haya misericordia: la primera es tener compasión de la miseria del otro, pues misericordioso es quién lleva en su corazón las miserias de los miserables. La segunda consiste en tener una voluntad decidida de socorrerlos en sus miserias. Y la tercera es pasar de la voluntad a los hechos".
'Vivir una espiritualidad de la Encarnación, es dejar que Jesús continúe en nosotros su Encarnación. Para usar la expresión de San Juan Eudes, tenemos que dejar que el Espíritu se "forme en nosotros" y "continuar su vida en la tierra'.
La gran enseñanza que nos deja SME y SJE, es haber vivido la espiritualidad del amor de Dios, en el otro, en todas aquellas personas que sufren viendo en ellas su gran amor". Alex Vásquez Ocampo.


Marlley Preciado100x100
"La participación en la sesión de espiritualidad ha sido una gran riqueza que me ha permitido experimentar la vida de Ma. Eufrasia y Juan Eudes como un camino espiritual que se concretizó en un celo ardiente abrasador que fue capaz de sanar heridas y restaurar la dignidad de las mujeres de su tiempo y hoy ese celo convoca nuestro compromiso con la justicia propendiendo por la transformación de nuestra vida comunitaria y de las estructuras injustas de la sociedad". Hennis Marlley Preciado.


Mara Rossana G100X100

"Me siento agradecida con Dios, con la Madre del Cielo, la congregación, mi querida provincia y el apoyo de mi provincial y de cada una de las Hermanas, por la oportunidad de vivir la sesión de Espiritualidad en la Casa Madre. Me sentí y me siento llamada a profundizar, a valorar y a tener un sentido de pertenencia más fuerte.

En toda la experiencia sentí la presencia de Santa María Eufrasia y San Juan Eudes, como si estuvieran allí vivos para recibirme, sentía mucha alegría, contemplaba todo, fue muy emocionante, en realidad nunca se me olvidara mientras camine y viva en este mundo, fue como renovar mi bautismo y consagración.
Vivir la internacionalidad fue otra gran experiencia, no entendía los otros idiomas, pero fue hermoso compartir las celebraciones eucarísticas y litúrgicas en un idioma diferente al mío, para mí significó tener un solo corazón como miembros de la congregación.
Jamás en mi vida pasó por mi mente que iba a tener esta gracia tan grande, creo que no la merezco, pues pudo ser otra hermana que participara, no tengo como agradecer a Dios y a mis superiores por esta gracia tan grande.
De mi Corazón solo brota un millón de gracias por cada momento y cada instante, es cómo si hubiera ido a tierra Santa.
Solo puedo ofrecer mi oración y colocarlo todo a los pies de Jesús Sacramentado con corazón agradecido por el amor de Dios hacia y sus gracias para mi congregación y mi provincia". María Rosana González Garzón.


Yolanda Snchez100x100"Solo puedo decir con un corazón lleno de gratitud Dios sea alabado por esta linda oportunidad de haber podido vivir la sesión de espiritualidad 'Abrirnos a la Fuerza transformante del Amor Encarnado'. Fueron días de peregrinación y profundización en la espiritualidad de San Juan Eudes y Santa María Eufrasia. Puedo decir que llego con un celo renovado y con el compromiso de hacer vivir y reinar a Cristo. Descubro que abrirme a la fuerza transformante del Amor Encarnado es sentirme amada por Dios y esto me capacita para la misión y para amar a toda persona, así como lo hizo Jesús; que a ejemplo de Santa María Eufrasia pueda decir: ¿Qué hacemos en este mundo y por qué estamos acá, si no es para contribuir a la salvación de nuestros hermanos y hermanas? Haber vivido esta experiencia en la Casa Madre me hace llegar con el compromiso de vivir más en fidelidad al carisma, legado de San Juan Eudes y Santa María Eufrasia para continuar respondiendo a tantos desafíos que nos presenta el mundo de hoy". Yolanda Sánchez Contreras.

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos