Hermanas del Buen Pastor en Cúcuta, “La experiencia viva del evangelio”, Mt 25, 35-40.


La labor de las Hermanas, refleja el vivo mensaje del Señor. Confrontemos con lo que nos dice la Hermana Martha Lucía Arcila.

Testimonio de la Hermana, Martha Lucía Arcila

20190904 200421bebeLa experiencia en Cúcuta definitivamente es muy bella; es una experiencia de dolor, pero también de la presencia de Dios, que está llegando en este momento a mucha gente: tanto a aquella de menores recursos económicos y obviamente menor capacidad de acceso a la educación, o a aquéllas que tienen hijas con primaria, o han hecho bachillerato. También hay profesionales, o estudiantes a quienes les falta un semestre o algo así. Estas últimas son las menos numerosas, tengo el caso de tres chicas que llegaron: ya una de sus primas vivía en Cúcuta.

Un día yo estaba con la hermana Marta Parra haciendo visitas, buscando gente y en la casa donde nosotras estábamos llegaron a preguntar dónde estaban haciendo el censo, porque El Programa Mundial de Alimentos les da una tarjeta para que cada mes hagan un mercado al Almacén xxx. Les respondieron: ¡no, ya se fueron! Les vi la cara de desconsuelo y desconcierto. Agregaron: "Llegamos llorando, expuestas a muchos peligros, exponiendo la vida. Siempre hemos llevado el sustento a la mesa, con dignidad".
La Comunidad de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor en Cúcuta está ubicada en el barrio Sevilla, muy cerca de la Terminal. Allí se está concentrando mucha de la gente que llega, aún en las laderas de los cerros que tenemos cerca: Cerro la Cruz y Cerro Norte.
20190904 194923
A Cerro Norte no lo conocemos personalmente, sólo de oídas, por todo lo que hizo allí una hermana del Buen Pastor: la Hna. Sara Quintero, la llamaban el "Ángel del Cerro Norte". Ella hizo mucho bien entonces. Aquí se están asentando muchos emigrantes. Realmente yo no he ido a Cerro Norte, pero sí a Cerro la Cruz.
Inicialmente comenzamos con gente que estaba asentada allí. Una de las características de estas criaturas es que se movilizan mucho, porque no tienen con qué pagar el arriendo. - Entonces de todas partes se van.
Ellos descubren que ese sueño bonito que yo lo comparo ahora: "Colombia" y "América Latina" son para los venezolanos como fue el sueño americano, es lo que fue el "sueño americano", los Estados Unidos, para toda América Latina.
Recuerdo una chica que lloraba y me decía: "pero es que a uno le dicen allá, que en Colombia uno viene aquí y hay comida y hay trabajo y claro que aquí hay dificultades, hay desempleo, hay explotación: los mismos nuestros están viviendo esta situación, no sólo en Cúcuta, en todo el país, pues vemos que han sacado a los colombianos en muchos sitios, para emplear por menor costo a venezolanos.
20190904 192654
Entonces es claro es el sueño frustrado del venir y toparse con la realidad. Yo les digo mucho no le digas a sus familiares en Venezuela, que aquí es muy rico, que están pasando muy bien, que están viviendo muy rico, porque entonces ellos, como les pasa a los familiares de los que se van para Estados Unidos, se convierten en explotadores de sus parientes emigrados. Porque los pobres allá sufriendo montones de dificultades creen que ustedes están ganando mucha plata y comienzan a pedirles: "dame, tráete, mándenme".
Es una situación complicada. Tengo el testimonio también de una pareja que estaba en estrato más alto: profesionales. Él trabajaba en Polar, una empresa buena, en Venezuela. Me dijo: yo me cansé, me cansé que el sueldo me alcanzara simplemente para dos cajas de alimentos enlatados. Además, vivieron el asesinato del papá de ella y de un hermano a quienes masacraron terriblemente, luego les robaron a ellos mismos el carro y se les iban a llevar la niña de 9 años. Alguien le dijo "Vos tenés familiares que ya viven en México en condiciones especiales, ya les tienen empleo listo. Compraron los tickets. Se fueron a México y en el aeropuerto los encerraron en una sala les dieron un "ere" porque ese día les dijeron los vamos a separar de la niña de 9 años en un albergue, porque no pueden estar juntos".
20190904 191931
Una de las características del desastre es que se tienen que movilizar mucho, porque no tienen con qué pagar el arriendo porque en todas partes los corren.
"Pero es que a uno le dicen en Colombia hay comida, la familia de Enrique está pasando muy bien viviendo muy rico". Es lo que les pasa los familiares de los que se van para Estados Unidos que se convierten en explotadores porque los pobres familiares allá sufriendo "montón de dificultades y no saben el desastre... sin contar con el maltrato, los despidos, la situación complicada, la explotación de los mismos nuestros.... Esta situación no es sólo de Cúcuta. Yo les digo por mucho que consigan, difícilmente pueden enviar a sus familiares venezolanos.
La comunidad de Cúcuta está conformada por la hermana Rocío Gómez que es la responsable en este momento, la hermana Martha Berenice Parra, la hermana Sara Vargas la hermana Álix María Jáuregui y yo: Hna. Martha Lucía Arcila.
Desde el principio ha habido un trabajo en red con las Hermanas Adoratrices. La trabajadora social y la psicóloga, nos apoyan mucho Tenemos un programa en el cual hemos realizado algunas actividades conjuntas Y eso nos va ayudando a conocernos mejor y también a algunas instituciones; además participamos de diferentes proyectos. Entonces vamos dándonos a conocer también, lo cual es muy importante.
En el 2015 cuando Maduro expulsó a los colombianos de Venezuela y les quemó sus casas la diócesis de Cúcuta muy especialmente la vida religiosa se movilizó y se fue a La Parada, a la parroquia que queda allí, y comenzó repartiendo sopas.
También la comunidad de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor hizo presencia con la hermana Álix Jáuregui. Luego La Fundación el Buen Pastor se cuestionó de qué manera poder responder a lo que se estaba presentando entonces en el 2018 y fue enviada allí la hermana Rosalba Navarro quien comenzó a participar en un comedor llamado: Casa de la Divina Providencia, mucho más organizado, que abrió la diócesis para para ayudarle a todas estas personas que comenzaron a llegar, sin dónde quedarse, sin nada absolutamente. Allí escuchaban y ayudaban a servir los almuerzos.

WhatsApp Image 2019-10-10 at 3.24.36 PM
Más tarde llegó la Hermana Silvia Zapata y con ella comenzaron a elaborar un proyecto. La Hna. Martha Lucía Arcila está actualmente ejecutándolo, en el cual se desarrollan diversas actividades de ayuda: por ejemplo, se entregó un kit para para el bebé y ayuda para la mamá los primeros días, también mercados, unas camas y se le está ayudando con un arriendo. Obviamente que este no será permanente.
Porque tampoco es sano, pero son ayudas de emergencia, en situaciones realmente complicadas Entonces estamos haciendo esto: la comunidad está apoyando desde la oración, pero también ayudando con llamadas telefónicas, es una manera de ayudarles y para citar a las mujeres.
Como no todas tienen teléfono, otras se comunican entre ellas. La gran mayoría lo han conseguido para poder responder cuando le brindan la posibilidad de un empleo, pero les sugerimos que tengan celular para podernos comunicar Además de eso, es también una manera de poderse comunicar con su gente en Venezuela.

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos