14 de Noviembre, Nacimiento y Bautismo de San Juan Eudes, “La búsqueda de Jesús en el otro”

san-juan-eudes305

Reseña: Nació en la diócesis de Séez (Francia) el 14 de noviembre año 1601. Hijo de Isaac Eudes y su madre, Martha Corbin. 
 

sus-padres-piden-su-nto-a-la-Virgen350Su nacimiento es producto de la oración de sus progenitores, ya que después de dos años de matrimonio, no habían podido concebir hijos..

Sus padres hicieron una peregrinación a un santuario mariano para pedir la intercesión de la Santísima Virgen María y fueron escuchados. A los nueve meses, nace Juan y después de él, otros cinco hijos más. Acudieron cuanto antes a la parroquia para hacerlo bautizar el día 16. En el templo parroquial de Ri se conserva la pila donde tuvo lugar su ingreso a la vida sacramental.

La piedad en su niñez


Desde muy pequeño comenzó a mostrar su inclinación a la vida consagrada, fue mostrando poco a poco su interés por llevar su vida de fe vivencial.

A muy temprana edad comienza a practicar ejercicios de piedad, es un niño frecuente en la oración, da muestra de gran compañerismo, trata de demostrar siempre su amor y sobre todo, comienza a mostrar las virtudes evangélicas y cristianas, que asombran a todos los que estaban su lado.

sje-abofeteado350Cuenta la historia que cuando tenía nueve años uno de sus compañeritos le dio una bofetada y el pequeño Juan cumplió lo que dice el Evangelio: puso la otra mejilla y esto fue algo que marcó y llamó mucho la atención al ver a este niño con unas virtudes cristianas tan vivas, tan especiales y tan operantes para su momento histórico.

Su consagración y servicio a los enfermos

Juan Eudes, comienza a inclinarse por la vida consagrada y estudia en el colegio con los Jesuitas y sus padres pensaban que él iba a casarse y por ende, seguir con los trabajos de la granja que tenía su familia.
Sin embargo, ya había decido hacer votos de castidad, de virginidad, por eso, ingresó al Oratorio para consagrar su vida al Señor, consagrarse como sacerdote y poder servir a las comunidades. Allí dedicó su servicio a la evangelización, mediante la predicación de las misiones y también tuvo unos años especiales de servicio a los enfermos afectados por la peste atendiéndolos como sacerdote y para no contagiar a sus hermanos de comunidad dormía en los barriles abandonados en el campo facilitado para acoger las víctimas de la epidemia.

Predicador y confesor

predicador-confesor250Fue también un predicador insigne. Dicen algunos, que, entre los sacerdotes franceses e italianos de su momento, había predicadores insignes. Sin embargo, se atrevían a decir, que no había ninguno como Juan Eudes: brillante, elocuente y ante todo su predicación tocaba el corazón de quien lo oía.
Cuando terminaba de predicar se sentaba luego al confesionario y esto lo hacía porque decía que: "el predicador agitaba las ramas, pero el confesor, era quien cazaba los pájaros". Se decía de él que como predicador era un león, pero, como confesor, era un cordero. Eran muchas las personas que se dejaban transformar por las palabras fuertes, por esos mensajes que transmitía y por eso, muchos se acercaban a la confesión y allí descubrían una persona totalmente diferente en Juan Eudes: un hombre cercano, amigo, entregado sinceramente a los demás.
Ayudar a las mujeres atrapadas víctimas de la prostitución Comenzó por ayudarles buscándoles hospedaje cuando ellas decidían salir de esa situación: con algunas familias piadosas, Juan Eudes les buscaba hospedaje para que estuvieran ahí en una especie de recuperación y unido a Magdalena Lamy, logra consolidar esta "empresa" nueva. Es esta mujer, Magdalena, quien un día le dice a Juan Eudes: "usted, les busca el hospedaje, se preocupa momentáneamente por ellas, pero, ¿qué más vamos hacer por estas mujeres? No sólo necesitan un hospedaje momentáneo, un refugio para unos días, ellas necesitan algo más". Y por eso, Juan Eudes comienza con la idea de buscar una ayuda directa, un mecanismo que ayude a estas mujeres a transformar su vida. Alquila una casa, la comunidad de las Hermanas Visitandinas comienzan a atender este nuevo hogar y pronto va a cristalizar en la fundación de la Congregación de Nuestra Señora de
la Caridad del Refugio.

Formación del clero y las casas de formación

formacion-del-clero-y-las-casas-de-formacin350La otra preocupación grande de Juan Eudes, es la formación del clero, la formación de los sacerdotes. Él dice que el pueblo es ferviente, es piadoso, pero que necesitan de unos sacerdotes bien formados, bien comprometidos, con unas características especiales y que eso se logra, si hay unas buenas casas de formación. Comienza a buscar la manera de formar a los futuros sacerdotes, de organizar una buena comunidad que ayude en la formación de los futuros sacerdotes. Para ello, decide abandonar su Congregación, la del Oratorio, en 1.643, para dedicarse de lleno a su nueva empresa: la de formar a los futuros sacerdotes, formar al clero, para ese trabajo evangelizador. Tuvo muchos contradictores, no fue fácil iniciar, muchos en un momento lo apoyaron, otros estaban en contra. Sin embargo, él logró formar una Asociación de sacerdotes diocesanos, cuyo fin principal, era la formación de los futuros sacerdotes, la cual quedó fundada en la fiesta de la Asunción en 1643. Luego el Papa Alejandro VII, la aprobó.

Tratado de los Corazones de Jesús y María

Juan Eudes publicó un tratado acerca del culto a los Sagrados Corazones de Jesús y María; se preocupó por celebrar la fiesta litúrgica al Corazón de Jesús y de María; por introducir una Misa para esta celebración, la Liturgia de las horas para estos momentos.
Juan Eudes muere el 19 de agosto de 1680 a la edad de 79 años; fue canonizado en 1925 y su fiesta fue incluida en la iglesia de occidente en 1928.
Es recordado por su capacidad, amor y entrega generosa en la predicación de misiones, por promover el culto litúrgico a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, por fundar la de la Congregación de Nuestra Señora de la caridad del Refugio y la Congregación de Jesús y María (Eudistas)

Fuente: La Vida de los Santos (San Juan Eudes), AUPAN Televisión

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos