21 de noviembre: Presentación de la Virgen María y Renovación Votos anuales

 

"Hoy celebramos junto con toda la Iglesia, la Presentación en el Templo de la Niña Santa María, y con esta misma, la Solemnidad de la Renovación Anual de nuestros santos votos". (SME)-


renvotos4

Es en una antigua y piadosa tradición que encontramos los orígenes de esta fiesta mariana que surge en el escrito apócrifo llamado "Protoevangelio de Santiago". Este relato cuenta que cuando la Virgen María era muy niña sus padres San Joaquín y Santa Ana la llevaron al templo de Jerusalén y allá la dejaron por un tiempo, junto con otro grupo de niñas, para ser instruida muy cuidadosamente respecto a la religión y a todos los deberes para con Dios, (aciprensa).

Pero, también, cada año, Santa María Eufrasia invitaba a sus hijas a renovar con alegría los compromisos de sus Votos Religiosos, "como ella misma lo hacía con evidente fervor y unción de su voz y de su mirada, cuando cada año, en la fiesta de la Presentación de la Virgen, los renovaba de primera".
Recordemos y leamos, pues, las Conferencias e Instrucciones de SME (Santa María Eufrasia), sobre los votos, tomado de:
http://www.hermanasbuenpastor.org/web/recursos-pastorales/biblioteca/category/13-sus-escritos. Conferencias e Instrucciones

CAPITULO 60 (16)

LA RENOVACIÓN DE LOS VOTOS
RENOVAR LOS VOTOS PRESENTANDOLOS A MARÍA

"Van a entrar en retiro, amadas hijas, en preparación a la fiesta de la Presentación, y disponerse así para la renovación de los santos votos. Van a presentar sus votos a la Santísima Virgen, pidiéndole sea su depositaria. ¿Qué hará con ellos? Los guardará para presentarlos a su Divino Hijo en el día del juicio y pedir para ustedes una gran recompensa, si son fieles en su cumplimiento.

ESCUADRON ESCOGIDO DEL SEÑOR

No harán este acto temblorosas ni apesadumbradas, preséntense sin temor, con corazón leal, como buenos soldados que se complacen en renovar su juramento de fidelidad. Ustedes que son soldados de Cristo, su escuadrón escogido, y marchan como en la vanguardia. Ustedes, alumnas predilectas en la armada de la Iglesia, criadas y educadas a la sombra del santuario, avanzan con valor para renovar, en la presencia de Dios, el juramento de inalterable fidelidad.

ESPOSAS DE CRISTO

Además, amadas hijas, son mucho más que soldados de Cristo, son sus esposas predilectas. Para hacerse más semejantes al divino Esposo y serle más agradables, se han unido estrechamente a El por medio de los santos votos de pobreza, castidad, obediencia y caridad. Digan frecuentemente con el Salmista: "Entraré en tu templo y quemaré ofrendas ante ti, así cumpliré mis promesas, las promesas que te hice cuando me hallaba en peligro"
(Sal 66, 13-14).

renovacindevotos1

NUESTRO CUARTO VOTO: EL DE LA CARIDAD

¡Pensemos, amadísimas hijas, cuán sublime es el sacrificio que hicimos consagrándonos por un cuarto voto a la obra de la salvación de los demás! Este sacrificio nos eleva a la dignidad de cooperadoras en la obra de la redención. En muchas órdenes religiosas se hacen únicamente los votos de pobreza, castidad y obediencia; para nosotras, estos tres no son sino un medio para alcanzar nuestro fin, esto es, el cumplimiento de nuestro cuarto voto, por el cual nos consagrarnos a la salvación del prójimo. Voto que nos exige ser, por el destello de nuestras virtudes, el esplendor de las personas que dirigimos. Acostumbrémonos a relacionar con nuestro cuarto voto cuanto hagamos. El cuarto voto es el que mejor nos guarda y da mayor mérito a nuestras acciones.

361
CAPITULO 61 (17)
REFLEXIÓN PREPARATORIA
A LA RENOVACIÓN DE LOS VOTOS

UNA UTIL ADVERTENCIA

Leemos en nuestras Constituciones que cada año, el día de la fiesta de San Miguel, la Superiora deberá advertir a las Hermanas profesas que se preparen para la renovación de los votos. Vean cuánta importancia tiene este acto. Dos meses antes se nos advierte que nos preparemos para hacerlo. De la renovación de los votos depende, con frecuencia, la salvación de una religiosa. Si durante el año se han sufrido pérdidas espirituales, malgastando el tiempo concedido por Dios para obrar el bien, la renovación de los votos ofrece ocasión propicia para reparar esta pérdida y emprender con nuevo fervor los compromisos religiosos.

SOLEMNIDAD DE LA RENOVACIÓN ANUAL

Es cierto que cada mes renovarnos nuestros santos votos. Esta renovación no va precedida de los Ejercicios Espirituales y de tres días de retiro particular corno hacemos cada año en preparación de la fiesta de la Presentación. La renovación mensual no reviste la misma solemnidad, es en cierto modo un acto secreto, entre Dios y nosotras, sin más testigo que el mismo Dios. Es muy importante hacer esta renovación con fervor creciente cada vez; pero en la que nos está prescrita para el día de la Presentación, deben animamos disposiciones más santas. Todo nos invita a ello: la solemnidad que la Regla prescribe para ese día el recuerdo de la ofrenda que la Santísima Virgen hizo de sí misma en el Templo, con fe viva y perfecto celo para la gloria de Dios, las gracias particulares que el Señor nos da en la ceremonia que se celebra, todo nos invita a tener las disposiciones santas en este acto".

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos