El misterio de la Natividad del Hijo de Dios, dentro de una situación de migración forzada

 José y María, como todos los paisanos de su época, debieron someterse al capricho de los gobernantes dejando, como migrantes su casita, trabajo, pueblo de origen para inscribirse en Belén. 

migracinMuchos aldeanos, como ellos iniciaron el largo y penoso camino, similar al de nuestros hermanos y hermanas venezolanas que hoy deambulan por nuestro continente... presionados por circunstancias históricas expulsivas de su amada patria.
¿Cómo podemos leer esa migración, dentro de la cual se realizó la maravillosa venida del Hijo de Dios, al pobre establo de Belén?
Cómo considerar la migración hoy, vista desde la historia teológica de los pueblos?
"Todos somos migrantes, todos somos refugiados". (Papa Francisco)
Los seres humanos han migrado desde los orígenes mismos de la humanidad, partiendo desde África hasta poblar todos los continentes y rincones del planeta. En términos prácticos todas las personas son migrantes o descendientes de migrantes. Así se expresa el Papa Francisco: "...había niños migrantes que llevaban escrita en una camiseta: "No soy un peligro, yo estoy en peligro".

Nuestra teología es una teología de migrantes. Todos lo somos desde la llamada que recibió Abraham, pasando después por todas las migraciones del pueblo de Israel, hasta llegar al mismo Jesús, quien, él mismo fue un refugiado, un migrante. Además, a nivel existencial, por la fe, somos migrantes. La dignidad humana implica necesariamente "estar en camino". Cuando un hombre o una mujer no está en camino, se convierte en una momia. En una pieza de museo. La persona deja de ser un ser viviente. (Tomado de entrevista, publicada, con el Papa Francisco).

Ma-Jos-Nio-huyendo350María, José y el niño, también fueron migrantes. Jesús desde que nace es identificado con la historia de Israel peregrino, emigrante y refugiado. Más tarde, Jesús sabrá lo que supone andar buscando trabajo de un sitio a otro.
Jesucristo y sus padres lo vivieron. Ellos también fueron refugiados, tuvieron que abandonar su hogar en Nazaret para emprender un doloroso exilio en búsqueda de una vida digna. Ellos huían del peligro y fue así como llegaron a Egipto, donde no fueron bienvenidos. María, estando embarazada, tuvo que soportar temperaturas muy bajas y la amenaza constante de ladrones, contrabandistas y secuestradores que estaban en el camino. Tras pasar estas difíciles circunstancias llegó a Belén junto a José, donde les dijeron que se regresaran porque no había lugar para ellos. La familia optó por quedarse en un establo, donde nació Jesús, tras lo cual continuaron la travesía hacia Egipto, donde se refugiaron por lo menos dos años.
Más de tres mil años después, el objetivo de los refugiados es el mismo que tenían María y José: salvar a sus familias. La Sagrada Familia vivió la misma historia de miedo e incertidumbre, que miles de refugiados experimentan en la actualidad-

migrante-fliaSu historia bien podría ser la de una familia venezolana que en estos momentos está atravesando mar y tierra para huir de la opresión, el hambre, la pobreza y la muerte en su país. La migración supone un drama para las personas y familias que se ven obligadas dejar sus países ya sea por problemas económicos, sociales o políticos. Sufren el desarraigo al integrarse en sociedades que les serán extrañas cuando no hostiles, en la mayoría de los casos a ocupar los puestos más bajos de esas sociedades, con problemas de integración en las mismas y dificultades en conservar sus costumbres y cultura, probablemente sufriendo la incomprensión de las sociedades receptoras.

La situación por la que atraviesan los migrantes venezolanos representa una verdadera crisis humanitaria. Este es un asunto regional con alcance multilateral.

Para enfrentarla, el gobierno colombiano ha desarrollado una estrategia de tres niveles de acción: nacional, regional y multilateral.

A nivel nacional. – Se definieron nuevas medidas en los cinco sectores que se han identificado como prioritarios: la salud, los menores de edad, la educación, la seguridad y la inclusión laboral. Además, desde la Presidencia se coordina una acción con los departamentos y municipios que afrontan la migración de una manera directa.
A nivel regional avanzamos en la constitución de una base de datos de los migrantes, un paso para caracterizar a la población que ha entrado al país y para formular medidas conjuntas. Así mismo, en el Comité Andino de Autoridades Migratorias se han generado los siguientes avances: se han fortalecido los mecanismos de control y asistencia en los pasos fronterizos con Perú y Ecuador; se solicitó al gobierno de Venezuela la emisión de documentos de viaje para sus migrantesOIMrciudadanos; se han llevado a cabo acciones para la adecuada validación y reconocimiento de esos documentos; se coordinó con Acnur y la OIM el reasentamiento de los migrantes en terceros Estados, y sigue creciendo la cooperación internacional para atender esta crisis migratoria.
A nivel multilateral.- Con tres herramientas la OIM colabora con la regularización de los migrantes venezolanos.1.- El gobierno convocó una reunión urgente del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos. 2.-Solicitó la designación de un enviado especial del Sistema de Naciones Unidas que permita coordinar la respuesta internacional frente a la crisis. 3.- Se trabaja en la creación de un fondo multilateral de cooperación que permita atender las necesidades de los migrantes.

Pero eso no basta. En realidad, solo cuando se den las condiciones para que el pueblo venezolano pueda elegir a sus representantes de forma transparente, la crisis política y social llegará a su fin.migr-Hna

Por otra parte la Iglesia Católica y las Comunidades religiosas se han puesto al frente de múltiples acciones para acoger a los inmigrantes. Entre ellas queremos destacar la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor quien hace presencia en Cúcuta, y acoge, orienta y muestra caminos de superación a numerosas mujeres migrantes y sus familias.
Investigación realizada por Hermana Martha Uriela Villegas RBP 

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos