Santa María Eufrasia consciente de los dones recibidos los irradia

Santa-Maria-di-S.-Eufrasia305

Se conoce de esta gran Santa, su gran amor a la vocación y carisma, a la cual fue llamada en su vida y era conocedora y consciente de los Dones y Carismas que el Espíritu Santo le había derramado.

jess-y-la-magdalena350Vivir el Evangelio 

Vivió el evangelio en su propia carne, mente y corazón con todos los Dones y Carismas recibidos, colocándolos al servicio de la iglesia. Estos, los tenían que sentir cada una de las jóvenes y niñas para que se sintieran abrazadas, no por ella, sino, por el mismo Jesús, como los leprosos del Evangelio (Lucas 17, 11-14).

Ustedes son la luz del mundo y sal de la tierra
(Mateo 5, 13-16)

Dice el Padre Ángel Peña: "Toda vocación, es un compromiso de fidelidad, lo cual implica un riesgo, pero vale la pena arriesgarse, como se arriesga el sembrador al echar la primera semilla o quien se va de viaje o quien comienza una empresa".

Y esto fue lo que hizo Santa Eufrasia, "arriesgarse", porque sabía, al igual que los profetas, que ese llamado de fundar la Comunidad de las Hermanas de Santa Magdalena, provenía directamente de Dios. Como decimos hoy en día, estaba sincronizada, espiritualmente, con el Amor de los amores.
Estaba configurada con la voluntad Divina en cuerpo, espíritu y alma.

En cuerpo: para renunciar a los cansancios de esta ardua tarea, abrazar a toda aquella oveja perdida encontrada (Lc 15, 11-32), alimentar a la hambrienta, vestir la desnuda, ayunar, dormir y comer poco, si era necesario, enseñar las escrituras (II Timoteo 3, 16-17) etc.

En Espíritu: porque es quien domina la carne. La oración era su momento más preciado para entrar en íntima comunión espiritual y transfigurarse en ese silencio de amor con el Buen Pastor. En las escrituras encontraba esa voz que la dirigía y la alentaba, aún en los momentos de oscuridad (Is 41, 10). En la Santa y Sagrada Fracción del pan, donde el novio se presenta a su novia amada y en la Hostia (Víctima, Sacrificio), se fundían en un amor gozoso para salir revitalizada a luchar por sus hijas y no dejarlas perder para este mundo.

En Alma: alimentaba la fe, constantemente, con buenas obras en sus niñas y jóvenes, pues sabía que no podía llegar al cielo con sus manos vacías, su alma tenía que llegar cargada de muchos frutos, muchas mujeres rescatadas del mundo para el Señor.

Hoy es un buen día que nos regala el Señor, para detener nuestra vida consagrada y examinar, a la luz de nuestra fundadora y de toda su experiencia de vida, ¿cómo vamos?

Para ayudarnos a la meditación y autoevaluación, leamos la reflexión sobre La Santidad, Por: Padre Ángel Peña O.A.R. | Fuente: Catholic.net.

Que Santa María Eufrasia, interceda por todas sus hijas amadas, por todos los que colaboran con esta gran obra de Dios en la tierra y que los Sagrados Corazones de Jesús y María, las bendigan.

<< Volver al Inicio

Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - Todos los derechos reservados 2012 Carrera 22 Nº 47-40
Intranet - Tel Comunidad: 269 2761 Tel Fundación El Buen Pastor: 269 34 75, Celular: 317 426 7460 - Contáctenos